Alber Hoffman es un alemán, químico de profesión, que trabajaba en los laboratorios Sandoz. En 1943  estudiaba una droga usada por las comadronas desde hace siglos: el cornezuelo del centeno, cuando descubrió accidentalmente una sustancia extraña: el LSD.25. La descripción de este decisivo descubrimiento se cubre en la primera mitad del libro.

En un principio, como aplicación del LSD se pensó en psicoterapia y en un uso "didáctico" para las clases superiores, por lo que Hofmann se mostró siempre sorprendido y contrariado con la revolución hippie y el consumo masivo por todos los estratos de la sociedad de esta sustancia.

Es un libro que no solo abarca aspectos farmacológicos, al contrario, detalla también las relaciones sociales que el descubrimiento del LSD propició al autor.
Estas relaciones descritas pueden agruparse en dos:
- relaciones con intelectuales y científicos
- estudios de campo, donde el autor trata con chamanes y curanderos locales.

Albert Hofmann se relacionó con la crema de las sociedades del mundo occidental gracias a su descubrimiento. La mayoría de las veces por carta, tuvo amistad con Aldous Huxley, totalmente a favor del uso de phantasticum, como él lo llamaba, o psicodélicos. También se carteó con el poeta alemán Walter Vogt y Ernst Jünger.

Además del LSD, Hofmann se dedicó al estudio de otros psicodélicos. Fruto de este trabajo fue la síntesis de la psilocybina, el principio activo de los "hongos mágicos". También trabajó con las semillas mexicanas Ololiuhqui, tanto en el laboratorio como con los nativos. Uno de sus más conocidos trabajos de campo fue su búsqueda de las hojas de María Pastora (Salvia divinorum), que también aparece retratado en el libro.

En definitiva, se trata de un libro interesante y ameno para todo aquel interesado por el mundo de los psicodélicos y sus usos "didácticos"

autor: 
Albert Hofmann
Editorial: 
Gedisa
ISBN: 
8497841727
Genero: 
Paginas: 
220

CÓMO LOS CÓMICS PUEDEN EXPLICAR LEYES CIENTÍFICAS DE MANERA SENCILLA Y DIVERTIDA

Para alcanzar su 'supersprint' de 30.000 kilómetros al segundo, Flash, personaje que adquirió su 'superpoder' tras ser alcanzado por un rayo, habría necesitado la energía equivalente a la que aportarían 50 millones de hamburguesas XXL.

Así lo explica el reconocido profesor universitario James Kakalios.
James Kakalios se doctoró en Ciencias Físicas por la Universidad de Chicago en 1985. Profesor e investigador en la Universidad de Minnesota, es conocido por sus trabajos sobre las propiedades electrónicas y ópticas de los semiconductores amorfos y por sus estudios sobre fluctuaciones en sistemas neurológicos.

Aficionado desde muy joven a los cómics de superhéroes, creó un seminario de introducción en dicha universidad, titulado "Todo lo que necesitaba saber de la física lo aprendí leyendo cómics". Este curso contempla la física de los superhéroes como un medio para motivar a los estudiantes a pensar las cuestiones de la física. El seminario logró un éxito tan enorme que se reflejó en revistas populares como People y llevó a su autor a charlas populares sobre el tema y, finalmente, a escribir el presente libro.

Narrado con grandes dosis de humor, éste es un libro que encantará tanto a los aficionados a los comics como a la física. Muy recomendable para regalar a adolescentes, es una excelente introducción a las leyes generales de la física (las fuerzas y el movimiento, la conservación de la energía, la termodinámica, la eletricidad y magnetismo, la mecánica cuántica y la física de estado sólido) los cuales son presentados de una manera simple y sencilla.
¡Ojalá hubiera tenido un profesor de física así!.

autor: 
James Kakalios
Editorial: 
Robinbook - Ma Non Troppo
ISBN: 
8496222721
Genero: 
Paginas: 
368